La Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) ha declarado este año 2021 como el Año Internacional de las Frutas y las Verduras con el objetivo de crear conciencia de los beneficios para la salud del consumo de más frutas y verduras como parte de una dieta y un estilo de vida equilibrado y saludable. Igualmente, la iniciativa busca fomentar las políticas de reducción de las pérdidas y los desperdicios de estos alimentos perecederos en todo el mundo.

Desde Patatas Lázaro nos queremos sumar a esta iniciativa internacional reivindicando la importancia de mantener una dieta equilibrada, con gran presencia de frutas, verduras y tubérculos, como pilar fundamental de un estilo de vida saludable.

Y es que los beneficios de consumir frutas y verduras como parte de una dieta nutritiva son enormes: los productos frescos no sólo son beneficiosos para los consumidores, sino también para el sistema alimentario. El sector de frutas y verduras contribuye a:

  • Incrementar la biodiversidad.
  • Generar sostenibilidad ambiental.
  • Mejorar los medios de vida de los agricultores y, en definitiva, todas las personas que trabajan en toda la cadena de valor.

Con motivo de esta celebración, la FAO ha publicado un documento de antecedentes sobre el sector hortofrutícola donde realiza un recorrido por el sector, los hábitos de consumo a nivel mundial, los beneficios de las frutas y verduras y la necesidad de aumentar su consumo con el objetivo de mejorar la salud y prevenir enfermedades.

En este documento la FAO afirma que, en todo el mundo, consumimos muchas menos frutas y verduras que el mínimo de 400 gramos recomendado por la OMS para una dieta saludable. Se trata de una recomendación aproximada que, por supuesto, depende de la edad, el sexo y el nivel de actividad física de cada persona. En cualquier caso, consumimos de media solo alrededor de dos tercios de las cantidades mínimas recomendadas de frutas y verduras.

Pero, ¿por qué ocurre esto? Según la FAO se debe a distintos factores como la disponibilidad de estos alimentos, la educación y cultura, la falta de conocimiento acerca de los enormes beneficios que supone incluir las frutas y verduras en nuestra dieta o el elevado coste frente a otros productos que llenan de energía y son más económicos como por ejemplo el arroz o las comidas procesadas.

Este año en el que hemos aprendido lo importante que es contar con una buena salud y lo determinante que debe ser para todos cuidarnos y mantener un estilo de vida saludable, queremos animar a todo el mundo sumarse  a este reto de aumentar el  consumo de frutas y verduras.